Muchas cosas podemos aprender de la rivalidad entre las franquicias dentales y dentistas tradicionales, la más importante de ellas es la necesidad de un cambio de modelo adaptado al nuevo paciente y a los avances de la tecnología.

Porque en estos tiempos odontología sin buena gerencia, no es odontología.

¿La odontología es un negocio?

Incorporar las herramientas de las ciencias gerenciales en los consultorios y clínicas es parte de la evolución de la salud.

Y esta es la fortaleza más relevante que tiene una franquicia dental que no tienen la mayoría de los dentistas tradicionales.

Una franquicia odontológica funciona desde su concepción basada en fundamentos de la gerencia y el marketing. Saben cual es su modelo de negocios, conocen las necesidades de los pacientes y lo aprovechan al máximo.

Esto no está mal, de hecho en estos tiempos es lo que cualquier odontólogo “tradicional” debería empezar a hacer.

Si, muchos pensaran: Es que la odontología no es un negocio…

Realmente si lo es.

Es una forma de obtener dinero, a cambio de un servicio. Un intercambio entre los odontólogos y sus pacientes.

Seguir pensando que la palabra negocio está relacionada a estafa, aprovechamiento o engaño es lo mismo que al escuchar la palabra humano solo pensemos en asesinos, ladrones y mentirosos.

Tu consultorio pequeño o grande, debe tener claro cual es su modelo de negocios, definirlo y mejorarlo con el tiempo. Ver y tratar a los pacientes como nuestros clientes es una obligación.

Un grupo importante de odontólogos está reconociendo estas carencias, en Quirónea hemos acompañado a muchos de ellos a compensar esta situación, diseñando sus marcas, apoyándolos en implementar nuevas experiencias de salud e incorporando innovaciones no dentales a su práctica diaria.

Franquicias dentales y ética profesional

Ahora bien, esta aproximación “empresarial” hacia la odontología también a traído problemas, donde la falta de ética en el modelo de negocios, se convierte en su principal debilidad.

La aparente imposibilidad de mantener relaciones ganar – ganar con sus pacientes, odontólogos y proveedores es lo que ha causado la crisis de las franquicias dentales en varios países del mundo.

Modelos de negocios poco o nada transparentes, el uso y comercialización de materiales de bajo coste, la alta rotación del personal, uso de publicidad engañosa o desleal y estafas, son algunas de las situaciones que hacen insostenible el funcionamiento de las franquicias dentales a largo plazo.

¿Toda franquicia dental incurre en estas prácticas? No, aunque siempre se verán afectadas por la publicidad negativa de otras que si lo hacen.

Muchas veces los pacientes no notan la diferencia y la mala reputación se extiende a cualquier odontólogo que se atreva a “parecer una franquicia”, que es lo mismo a trabajar en el aspecto gerencial de su clínica, mejorar su imagen o invertir en publicidad.

No en vano en el último año hemos escuchado en repetidas ocasiones la frase “Quiero tener las herramientas de una franquicia sin parecer una franquicia”.

El futuro de las franquicias dentales y los dentistas tradicionales.

Como decía Drucker la mejor forma de predecir el futuro es creándolo.

Ninguna clínica odontológica por mayores “ganancias” que tenga a causa de campañas de publicidad y otras acciones de marketing, se mantendrá en el tiempo con prácticas anti-éticas.

De igual forma los dentistas tradicionales que no modernicen su experiencia de servicio integrando lo mejor de las ciencias gerenciales dejarán de ser competitivos y desde ya se encuentran en período de extinción.

¿Difícil de creer verdad? Pues ya ha sucedido antes, donde saltos similares se vivieron en la mayor parte del mundo.

¿Recuerdas a los barberos, sangradores y empíricos? al final, a pesar de las regulaciones, campañas negativas y enfrentamientos, el mercado fue el que decidió quién permanecería vigente, en función a quien respondiera mejor sus necesidades y con la mejor relación precio-valor.

Aquel que adoptó lo mejor de los avances de la ciencia y la tecnología de la época prevaleció frente a su predecesores históricos.

Creemos que es el turno de las ciencias gerenciales, el marketing y la comunicación.

¿Qué pasaría si tanto los dentistas tradicionales como las franquicias trabajaran en solventar sus debilidades?

¿Qué pasaría si asimilaran conceptos como modelos de atención centrados en el paciente, personalización de servicios y ética en los negocios?

De hacerlo seremos testigos de algo totalmente innovador dando paso a nuevos paradigmas, donde sin duda los grandes ganadores serán los pacientes.

¿Utopía? Creemos que no, nos atrevemos a predecirlo porque sentimos que directa e indirectamente estamos contribuyendo en su creación, tu también puedes hacerlo.

¿Qué opinas?

Comparte este artículo y forma parte de la evolución de la salud.

Impulsa tu carrera con nuestro programa más exitoso!

DISEÑA TU MARCA

En línea y con la guía de nuestros coaches.

Compártelo con tus colegas!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
    1
    Share
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •