[cs_section id=»» class=» » style=»margin: 0px; padding: 45px 0px; » visibility=»» parallax=»false»][cs_row id=»» class=» » style=»margin: 0px auto; padding: 0px; » visibility=»» inner_container=»true» marginless_columns=»false» bg_color=»»][cs_column id=»» class=»» style=»padding: 0px; » bg_color=»» fade=»false» fade_animation=»in» fade_animation_offset=»45px» fade_duration=»750″ type=»1/1″][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]Dra-Cynthia-Carmona-Consultora¿Alguna vez te has preguntado dónde nace la fidelidad de tus pacientes? y ¿por qué siempre eligen tus servicios?

Quizás hayas vivido el escenario contrario y te preguntes ¿Cuál es la causa de deserción después de la primera cita?

Sigue leyendo porque hoy aplicaremos los principios de la calidad total a tu consultorio para darte las 5 razones por las que tu paciente vuelve a tu consulta.

La cultura de la calidad total entra en vigencia en los años 90 cuando la industria empezó a preocuparse por satisfacer las necesidades de sus clientes y mejorar continuamente.

Este concepto habla de crear políticas de servicio diseñadas para generar una conexión emocional que a lo largo de los años forme un sentimiento de fidelidad en el consumidor.

Al trasladar este concepto al consultorio identificamos 5 deberes indispensables que no puedes dejar al “libre albedrío” en tu consultorio, si quieres atender a tu paciente tal y cómo él lo sueña.

¡Pon atención!

[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h4″ accent=»false»]1. Las sonrisas.[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]No importa cuál sea el servicio, todos esperamos ser atendidos con alegría y vocación. Pero si se trata de una cita obligatoria, como la odontológica, las sonrisas son aún más importantes.

Implementar una cultura donde la amabilidad, la empatía y el servicio sean una prioridad en el consultorio (tanto la recepción y como durante el tratamiento) es una de las claves para que tus pacientes regresen.

Tip: Los sistemas con sonrisas siempre fidelizan.[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h4″ accent=»false»]2. Servicio personalizado[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]

Si bien es cierto que la calidad del tratamiento forma parte de la calidad del servicio, debes saber que esto no es ni la mitad de lo que aspira obtener tu paciente.

Es obvio que cuando llega a la consulta espera que hagas bien tu trabajo y le brindes salud, pero este es solo el principio.

Así que olvídate de tratarlo como “una actividad más de tu agenda”

Recuerda que sentirse especial es vital para ellos.

Hacerle saber que no sólo lo conoces, sino que es muy importante para ti es imprescindible para hacerlo parte de la familia.

Tip: Invertir unos minutos adicionales para conectarte con él generará una gran ganancia cuando vuelva a la consulta.

[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h4″ accent=»false»]3. Buena comunicación.[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]Con frecuencia tu paciente quiere saber más, pero quizás no siempre estas disponible para explicarle detalles en su cita.

La comunicación es la mejor actividad para conocer a tu paciente, integrarlo a la consulta y ganarte su confianza.

Tomarse unos minutos para explicar el diagnóstico, presentarle las diferentes opciones de tratamiento o dejarle elegir la formas de pago, es darle poder.

Con cada poder viene una responsabilidad, por eso, el paciente se preocupará más por su salud y se comprometerá a cumplir paso a paso tus recomendaciones a fin de garantizar el éxito del tratamiento.

Tip: La comunicación es la mejor arma para empoderar a tu paciente. Siembra ese sentimiento de pertenencia y estará más comprometido a volver a sus citas (incluso sus controles)[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h4″ accent=»false»]4. Ambiente acogedor.[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]

Se trata de crear un espacio agradable capaz de brindar comodidad y seguridad a tus pacientes.

Esto no siempre depende de cuán elegante es la infraestructura o los millones que hayas invertido en la decoración.

Muchas veces el calor humano y la energía positiva que tu y tu equipo de trabajo pueden darle al consultorio es única y mucho más valorada por tus pacientes.

Tip: Hazlos sentir como en casa (o aún mejor) y serán parte de tu familia.

[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h4″ accent=»false»]5. Honestidad.[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»]La verdad fideliza.

Si quieres que tus pacientes te elijan, evita decir mentiras u omitir información. Mientras más transparente seas más confiarán en ti.

Tip: Incluso cuando la verdad sea dura de escuchar, lo correcto es decirla.

Como ves, las 5 razones por las que tu paciente vuelve a la consulta están muy relacionadas a la manera en la que tú y tu equipo de trabajo logran conectarse con él.

Desarrollar esta conexión a través de los años es uno de los secretos para tener a tus pacientes para toda la vida.

[/cs_text][x_custom_headline level=»h2″ looks_like=»h3″ accent=»true» class=»center-text «]¿Quieres formar parte de la evolución de la salud?

Ayúdanos a compartir esta información en tus redes.[/x_custom_headline][cs_text id=»» class=»» style=»» text_align=»»][x_author title=»Sobre la autora»]

[/cs_text][/cs_column][/cs_row][/cs_section]